Reduce tu Huella de Carbono hasta en el supermercado

Consumo Responsable

Reduce tu Huella de Carbono hasta en el supermercado

Es importante hablar sobre qué podemos hacer para reducir la Huella de Carbono; aunque esto lo podemos hacer en todas las actividades de nuestra vida diaria, en esta ocasión quisimos enfocarnos en una visita al supermercado, ya que es algo que todos realizamos mínimo dos veces al mes y, créenos, te sorprenderá saber que tú puedes comenzar a cultivar una comunidad que pueda empezar a transformar el mundo.

 

Evita usar coche, si puedes camina

 

Lo primero que tendrás que decidir antes de ir al supermercado es tu medio de transporte, y es justo en este punto donde puedes comenzar a reducir tu emisión de dióxido de carbono (CO2), ya que como te imaginarás, el coche es uno de los medios de transporte que más contaminantes emite, por ello nuestra primera recomendación es que evites usarlo para ir al supermercado, para sustituirlo, puedes caminar o usar la bicicleta, aunque si de plano te es imposible, una buena opción es usar el transporte público o compartir tu vehículo con un amigo o familiar, de modo que puedan reducir su Huella de Carbono a la mitad, aunque cabe mencionar que la mejor opción siempre será caminar.

 

Reduce tu compra de carne  

 

Felicidades, ya tomaste tu primera decisión correcta, has llegado al supermercado y lograste reducir tu Huella de Carbono en el camino, ahora, el siguiente paso es plantearte a ti mismo el reto de reducir tu consumo de carnes en cada visita al súper, ya que además de ser algo sano para ti, también representa una gran reducción de contaminantes, pues la carne, sea de cerdo, res o ave, requiere de una gran cantidad de energía para llevarla hasta tu mesa, lo que se traduce en altas cantidades de dióxido de carbono emitidos.  

 

Consume responsablemente

 

Un gran paso en tu consumo responsable lo diste con el paso anterior, donde decidiste reducir tu consumo de carnes, ahora, la mejor manera de darle continuidad es eligiendo responsablemente los productos que compras. Para hacerlo, date el tiempo de echarle un ojo a las etiquetas, pues es ahí donde las empresas colocan los esfuerzos que están haciendo para hacer más sustentables sus procesos.

 

Por ejemplo, en el caso de barras y cereales, Kashi® es una marca altamente comprometida con el medio ambiente, y eso lo puedes ver reflejado en las etiquetas de sus productos, donde se indica que éstos cuentan con la certificación NON GMO, es decir, que no tienen ingredientes genéticamente modificados, así como el certificado de 100% Recycled Paperboard, el cual avala el origen sustentable de sus empaques.

 

Di no al uso de bolsas de plástico

 

Ya casi termina tu visita al súper, pero falta que reduzcas uno de los factores más contaminantes de esta actividad, pues aunque es común, el uso de bolsas de plástico en estas instituciones es algo que está haciendo un gran daño al planeta, pues al estar hechas en su mayoría de etileno, derivado del gas y petróleo, su degradación puede tardar hasta 400 años, sí, leíste bien ¡400 años!

 

Para evitar que tu Huella de Carbono se exceda con el uso de estos productos, lo más recomendable es que utilices bolsas de tela ecológicas, de modo que puedas reusarlas en cada visita al supermercado.

 

Recuerda que cultivar una comunidad más consciente y responsable acerca de lo que consumimos es una tarea de todos. Ese es el objetivo de la segunda edición de la Miscelánea Artesanal: #CultivaComunidad, presentada por Kashi®, que se llevará a cabo el próximo 2 de diciembre de 2017. Conoce todos los detalles en nuestras redes sociales.